Para tener en cuenta.SNG

.

 

 - Tener en cuenta las contraindicaciones.
- En los pacientes inconscientes hay que vigilar la posible aparición de cianosis, ya que el reflejo de tos puede estar disminuido o ser inexistente.
- Deje el procedimiento si el paciente presenta signos de angustia.
- No repita el procedimiento más de 3 veces.
- Algunas de las sondas que se usan actualmente para alimentación son de calibre muy fino (sondea nasointestinal) y llevan un mandril o fiador para guiar su introducción.
En este caso es preciso lubricalas por dentro (generalmente basta con 5-10 cc de agua) antes de introducirlas movilizando ligeramente el fiador. Se tendrá presente que, debido a su pequeño calibre, muchas veces la comprobación de la colocación a través de la aspiración resulta imposible porque se colapsa.
- Indicar el paciente como tiene que moverse para evitar tirones y desplazamientos de la sonda.
- Informarlo de las posibles sensaciones, más o menos desagradables, que puede tener: sequedad de garganta, dificultad para tragar o sensación de cuerpo extraño.
- Debemos utilizar siempre lubricante hidrosoluble porque se disuelva, por si penetra accidentalmente en los pulmones, mientras que el lubricante oleoso tipo vaselina no se disolvería y podría provocar complicaciones respiratorias (nivel IV).
- En neonatos, la sonda una vez colocada no se sujeta al hombro para evitar dañar la piel.
- Si al realizar el aspirado gástrico para la comprobación de la correcta colocación obtenemos contenido bilioso o verdoso, es posible que ya estemos en duodeno, por lo que retiraremos un poco la sonda y volveremos a comprobarla.
- La auscultación de la insuflación de aire como método de comprobación de la colocación de la sonda puede inducir a errores peligrosos y carece de fundamento científico. Este método no permite distinguir la colocación de la sonda en el pulmón, en el esófago, en el estómago o en el intestino delgado. También son poco fiables otros métodos como la observación de síntomas respiratorios (tos, incapacidad de hablar) o la colocación del límite externo de la sonda dentro de un vaso para detectar la salida de burbujas de aire. No se debe utilizar ninguna de estos abordajes como método principal de valoración de la colocación correcta de la sonda.
- La inspección visual de aspirado y auscultación no son indicadores fiables de la colocación correcta y no debe confiarse en ellas, (recomendación grado B JBI).
- Todas las radiografías que se le hagan a un paciente con sonda nasogástrica deben llevar especificado que el paciente es portador de sonda.
 

 

Xunta de Galicia © Xunta de Galicia. Información mantenida y publicada en internet por la Consellería de Sanidade - Servizo Galego de Saúde
Galicia o bo cambio