0 comentarios comentarios

Administración de la nutrición enteral por sonda

La nutrición enteral (NE) se define cómo una técnica especial de alimentación que consiste en administrar los diferentes nutrientes a través de una sonda, colocada en un tramo del tracto digestivo, suprimiendo las etapas orofaríngea y esofágica de la deglución.

​Este procedimiento pretende documentar la administración de nutrientes por vía digestiva, a través de una sonda nasogástrica/nasoenteral, gastrostomía o yeyunostomía incorporando la mejor evidencia existente. Su finalidad es la estandarización de los criterios de actuación y reducir la variabilidad clínica con la incorporación de las mejores prácticas en la actividad asistencial diaria de los profesionales de enfermería, garantizando en todo momento la seguridad, confort, así como la continuidad asistencial del paciente en todos los niveles asistenciales.

La nutrición enteral (NE) se define cómo una técnica especial de alimentación que consiste en administrar los diferentes nutrientes a través de una sonda, colocada en un tramo del tracto digestivo, suprimiendo las etapas orofaríngea y esofágica de la deglución. El resultado  nos permitirá adaptar la vía de acceso y fórmula alimentaria según los requerimientos nutricionales y la situación del paciente. Considerando el papel de la enfermera clave, tanto en la colocación de la sonda como en la administración de la dieta, así como en la detección y prevención de los problemas asociados a los trastornos de la deglutición.
En comparación con la nutrición parenteral (el suministro de nutrientes a través de un catéter venoso directamente en el torrente sanguíneo), la nutrición enteral ofrece varias ventajas, incluidos menores costes, los efectos beneficiosos de la utilización del tracto gastrointestinal, y la evitación de las muchas complicaciones potenciales de nutrición parenteral. La alimentación enteral a través del estómago o duodeno permite además la administración de nutrición hipertónica y grandes volúmenes, ya sea de forma continua, intermitente o en bollos (Grado A).
La utilización de la NE se extiende cómo una práctica de primera elección en pacientes desnutridos o en riesgo de desnutrición que tienen un intestino mínimamente funcionante y no son capaces de cubrir con la alimentación natural o suplementación, el total de sus requerimientos calorífico-proteicos.
 
Para muchos pacientes pediátricos con nutrición subóptima, la ingestión por vía oral se puede mejorar ofreciendo alimentos ricos en calorías, suplementos orales, o aumentando la densidad de los nutrientes de los alimentos mediante la adición de suplementos de alta energía, tales cómo grasas (aceites, cremas o mantequilla), carbohidratos (azúcares y suplementos en polvo), y proteínas (leche o polvos de otras proteínas). Los niños que aún no pueden tomar suficiente energía a través de estos métodos, o aquellos que no pueden tolerar la alimentación oral debido a la enfermedad de base, son candidatos a la nutrición enteral.
La intervención nutricional por tanto puede mantener y preservar el peso, mejorar la respuesta a los distintos tratamientos oncológicos y aumentar la calidad de vida.
Para completar la información del procedimiento consulta los distintos apartados de la información asociada.

 

Comentarios:
No se realizó ningún comentario
Publica tu comentario
  •  
  •  
  •  
Xunta de Galicia © Xunta de Galicia. Información mantenida y publicada en internet por la Consellería de Sanidade - Servizo Galego de Saúde
Galicia o bo cambio