0 comentarios comentarios

Determinación de la temperatura corporal

Entre sus numerosas ventajas cabe destacar la reducción en la diversidad inapropiada de la práctica clínica, lo que propicia una atención más justa y equitativa a nuestros pacientes.
Actualización 2021

 

Protocolizar los cuidados se conforma como instrumento indispensable de soporte para la práctica clínica. Entre sus numerosas ventajas cabe destacar la reducción en la diversidad inapropiada de la práctica clínica, lo que propicia una atención más justa y equitativa a nuestros pacientes. Unifican, asimismo, criterios de actuación que nos sirven de punto de partida para una evaluación de la calidad del proceso asistencial.

 

La fiebre es una respuesta adaptativa del organismo que consiste en un aumento de la temperatura corporal por encima del valor normal. La Tª corporal se puede determinar mediante termómetros electrónicos, digitales, de infrarrojos, de cristal de galio... La medición con termómetros electrónicos digitales, se puede realizar en tres zonas: la axila, la boca y el recto; para la medición de la temperatura rectal existen además termómetros digitales semirígidos.
Contamos con distintos tipos de termómetros: Mercurio (en desuso por ser un material tóxico), Digital (sustituto del anterior), de Infrarrojos (para la toma de temperatura sin contacto, mide la temperatura sobre la frente o la ótica empleando conos desechables; son recomendados en pediatría), Electrónico (emplean sondas intercambiables y los hay para uso axilar, bucal o rectal) y de Cristal de Galio (son y funcionan exactamente como los de mercurio pero su material no es tóxico).
Los mamíferos y las aves son animales endodérmicos que controlan su temperatura corporal de forma muy estricta. Mantener la temperatura central del cuerpo dentro de un rango estrecho permite que muchos mecanismos esenciales, como la función renal y la actividad nerviosa central, funcionen con precisión. Además permite que se mantengan activos con mucha menos dependencia de las temperaturas ambientales.
La temperatura de la arteria pulmonar se considera normalmente el patrón de la temperatura central pero en la medicina clínica se considera que la zona rectal ofrece la “verdadera” temperatura corporal. Por tanto, tradicionalmente, las lecturas bucal y axilar se ajustan a la temperatura rectal añadiendo 0.3 y 0.5 º C, respectivamente.
La temperatura axilar es la más utilizada por ofrecer mayor seguridad y comodidad para lo paciente. Se considera que la temperatura axilar normal está en torno a 37º C, moviéndose en un rango entre 36.2 – 37.5º C.

 

La temperatura corporal puede medirse de manera invasiva y no invasiva. La no invasiva se mide en diferentes zonas de la superficie corporal (axila, recto, canal auditivo externo, frente, sublingual...), la invasiva por el contrario precisa de dispositivos que se inserten en cavidades del cuerpo, por ejemplo sondas esofágicas o vesicales con control de temperatura, medición de la temperatura mediante catéteres venosos centrales, ….

 

Según artículos calificados con evidencia fuerte y muy fuerte, los rangos normales de temperatura en adultos son: oral 33.2-38.2 º C; rectal 34.4-37.8 º C; timpánica 35.4-37.8º C y axilar 35.5-37.0º C. En cuanto al sexo, el rango en temperatura oral para hombres y mujeres es de 35.7-37.7 y 33.2-38.1º C respectivamente; en rectal 36.7-37.5 y 36.8-37.1º C y en timpánica 35.5-37.5 y 35.7-37.5º C.
En los niños, consideramos fiebre cuando la temperatura está por encima de 38º C rectal, 37.5º C oral o 37.2 axilar. En los adultos consideramos fiebre cuando la temperatura está por encima de 37.2-37.5º C según la hora del día.

 

 

AUTORAS:
  • María del Mar Castro Murias. Supervisora Medicina Preventiva Hospital Lucus Augusti. AS Lugo, A Mariña e Monforte de Lemos.
  • M.ª Ángeles Martínez López. Supervisora de Calidad. Hospital de Monforte. AS Lugo, A Mariña e Monforte de Lemos.
  • M.ª Teresa Pérez Rodríguez. Supervisora de Especialidades. Hospital de Monforte. AS Lugo, A Mariña e Monforte de Lemos.
  • Raquel Hermida Coto. Supervisora de Traumatología. Hospital de Monforte. AS Lugo, A Mariña e Monforte de Lemos.
REVISORAS:
Grupo Femora Ferrol: Noemí Pérez Felpete (enfermera) y Ana Meizoso Ameneiro (enfermera)
Grupo Femora Ourense: Ana María Gómez Gómez (enfermera).
Grupo Femora CHUAC: Beatriz Miño Farina (TCAE Traumatología), Elena Rodríguez Aguiar (TCAE UCI de Coronarias) y Yolanda Guisande Garrido (Enfermera Traumatología), con el asesoramiento del Servicio de Medicina Preventiva del CHUAC.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios:
No se realizó ningún comentario
Publica tu comentario
  •  
  •  
  •  
Xunta de Galicia © Xunta de Galicia. Información mantenida y publicada en internet por la Consellería de Sanidade - Servizo Galego de Saúde
Galicia o bo cambio